No estás conectado. Conéctate o registrate

 » HOSPITAL » Terapia intensiva agua dulce » El Tanque hospital/Cuarentena

El Tanque hospital/Cuarentena

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 El Tanque hospital/Cuarentena el Jue Jun 23, 2011 1:22 pm

Fer

avatar
Alevin
Alevin
El Tanque hospital/Cuarentena

Aunque se definen como algo totalmente diferente ya que un acuario hospital es un recipiente donde realizar una medicación o un tratamiento a un pez enfermo por alguna causa, y el acuario destinado para guardar una cuarentena es con el fin de resguardar a los peces nuevos durante un periodo de tiempo con el propósito de adaptarlo, desinfectarlo de un parásito, hongo o bacteria y observar posibles enfermedades que pueda portar, el fin que persiguen es el mismo: prevenir posibles factores de riesgo en la salud de nuestros peces en nuestro acuario principal y aunque se recomienda tener un tanque para cada propósito, en muchas ocasiones no nos es posible esto, y tomando en cuenta que su uso es temporal y tienen los mismos principios, por esta ocasión englobaremos ambos tipos de acuario en la descripción.

El proveer un ambiente saludable libre de parásitos y patógenos infecciosos que puedan afectar la salud de nuestros peces y además estos tengan una situación de confort y bienestar animal es una responsabilidad primordial de todos los aficionados a la acuariofilia, pero ocasionalmente tendremos dificultades ya que en ocasiones habrá que enfrentar el problema de un pez enfermo ó estaremos tentados a introducir peces nuevos en nuestro acuario comunitario y esto sin duda representa un riesgo en la salud de nuestros peces, de tal modo que la necesidad de contar con un tanque hospital representa una ayuda invaluable para el mejor tratamiento del o los peces afectados, además de que nos ayuda a mantener aislado a un pez con el propósito de desinfectarlo de un parásito, hongo o bacteria, algo importante es que algunas enfermedades se manifiestan después de pasar 4 o 5 días de haber adquirido al pez producto de estrés, manipulación, contaminación del acuario donde lo compramos o traslado de los peces y cambios de agua.

Pero, ¿cómo identificamos a un pez enfermo? Primero hay que estar seguros de que presente una enfermedad, prestando atención a que no presente algunos de los siguientes síntomas:

* Posición de aleta dorsal caída.
* El pez se restriega contra la grava o los adornos del acuario.
* Alteración de sus escamas o presencia de manchas de cualquier color: rojo, blanco, grises, negras.
* Branquias enrojecidas o invadidas por parásitos.
* Aletas con líneas rojas, manchas o parásitos.
* Excremento del pez con aspecto anormal.
* Estreñimiento.
* Falta de equilibrio.
*Inapetencia
*Aletas deshilachadas, etc.


Cuantas veces no nos hemos enfrentado, en nuestro acuario comunitario en el que conviven muchas especies, con algún pez que presenta signos o síntomas de enfermedad, cualquiera que sea. Inmediatamente debemos proceder a tratar al pez enfermo, de acuerdo al padecimiento del que se trate, por lo regular el tratamiento lo efectuaremos a base de medicamentos, el problema surge cuando nuestros demás peces gozan de perfecta salud, ¿porqué tratar a los peces sanos con dicho medicamento?, o bien de no hacerlo ¿porqué arriesgarlos a todos al contagio?

Existen muchas razones importantes por las que debemos tener un acuario hospital:

- todas las enfermedades virales, bacterianas, parasitarias y fúngicas son contagiosas y por tanto se debe separa al pez afectado a otro acuario para evitar contagiar al resto de peces en nuestro acuario principal.

- Los medicamentos con los que tratamos las infecciones dañan o destruyen a las bacterias nitrificantes benéficas que se alojan en los materiales filtrantes porosos o bien en la superficie de la grava o sustrato, si esto sucede se incrementarán en forma inevitable dentro de nuestro acuario comunitario el amoniaco, nitritos y nitratos. Deteriorándose así la calidad de nuestra agua, lo que puede significar la muerte de varios peces previamente sanos.

Algunos de los medicamentos más usados en acuariofilia son:
1. Azul de Metileno
2. Verde de Malaquita
3. Formalina
4. Metropinato
5. Tripaflavina
6. Formol
7. Antibióticos varios

- Otra razón para utilizar este tipo de tanque es nuestra economía, existen medicamentos costosos, y es mucho más económico el medicar un acuario de 40 litros a uno de 200 litros ya que si tratamos el pez enfermo en el acuario principal, la cantidad de medicamento a utilizar será mucho mayor a la que utilizaremos para un tanque hospital, que en general es de mucha menor capacidad:

- Si solo es un pez afectado y lo tratamos en el acuario principal, significa que estaremos medicando a todos los peces sanos, lo cual no es conveniente ya que está práctica constituye una de las principales causas de resistencia bacteriana, por lo que en otras ocasiones el medicamento resultara ineficaz para el tratamiento del mismo padecimiento.

-Los peces enfermos guardan un comportamiento anormal, tienden a esconderse y buscar un refugio, si los trasladamos a un tanque más pequeño e independiente y con poca decoración, será más fácil de controlar, observar y monitorear las condiciones, evolución y recuperación del pez.

- Los peces sanos suelen excluir y hostigar a los enfermos, lo cual aumenta el estrés y disminuye las posibilidades de recuperación.

-Existen medicamentos que son tóxicos para ciertas especies sensibles y curativas para otras, de tal forma que si aplicamos un medicamento a nuestro acuario principal para el tratamiento de un pez, debemos tener en cuenta que este puede ser letal para otro pez sano. Por ejemplo, el verde de malaquita es mortal para peces que carecen de escamas, como los siluros, pero es útil en el tratamiento de diversos parásitos externos en peces con escamas.

Por tanto el contar con un tanque hospital nos permite tratar adecuadamente al pez enfermo, sin alterar las condiciones de nuestro acuario principal, y así proteger a los demás habitantes de un posible contagio.

Requerimientos para acondicionar un acuario hospital.

Para tener un tanque hospital del que podamos disponer en el momento que lo necesitemos, debemos tener listo el siguiente equipo:

- una urna de 10 a 16 galones (38 a 60 litros) con tapa.


-Termostato


-Termómetro, particularmente prefiero los de ventosa, por la presición y bajo costo que representan.


-Bomba de aire


-Piedra difusora


-Mínima cantidad de elementos decorativos, solo lo necesario para que el pez pueda tener un refugio y se sienta seguro (maceta de plástico o cerámica, una roca o una planta artificial), no debemos utilizar sustrato en el fondo.


-Red


-Cabeza de poder sin carbón activo ni otros materiales filtrantes (opcional)


La urna de 10 a 16 galones, es el tamaño recomendable para establecer nuestro acuario hospital, ya que debido a su tamaño es fácil de limpiar y movilizar. Se utiliza como fuente de movimiento de agua, una piedra difusora con su bomba de aire, como no utilizamos filtración, este accesorio es muy importante. Debemos emplear solo la decoración indispensable para que el pez se sienta cómodo y tranquilo, evitar utilizar sustratos (como la grava y/o arena) nos permitirá tener mayores condiciones de higiene y mayor facilidad en la limpieza del tanque. Dado que manejamos un pez enfermo, es conveniente utilizar una sola red para la captura y traslado del pez, ya que la red puede ser fuente de contagio o transmisión de padecimientos hacia nuestro acuario principal.

Se instala todo este equipo y se llena el tanque hospital con agua de nuestro acuario principal, para que el pez no sufra cambios bruscos ni estrés por aclimatación, es por esto que no se requiere de una instalación anticipada, ya que al utilizar el agua de nuestro acuario principal, los parámetros del ambiente son estables.


Rutina de mantenimiento y tratamiento en el acuario hospital


Debido a que utilizaremos medicamentos, hay que retirar cualquier tipo de filtración química, como: carbón activado y zeolita.

- es conveniente mantener oscuro el tanque hospital, no utilizar iluminación o utilizarla a muy baja intensidad existen varias razones para esto:

Algunos microorganismos patógenos (virus, bacterias o parásitos), requieren de luz para sobrevivir o completar sus ciclos biológicos por otro lado, el efecto de algunos medicamentos disminuye cuando existe iluminación intensa, además la luz baja es menos estresante para el pez enfermo. Si la habitación en donde se encuentra nuestro tanque hospital no se puede mantener obscuro, es conveniente colocar una toalla o cubrir los cristales del tanque con papel.

- La aireación y movimiento del agua, debe ser intensa en el tanque hospital, ya que algunos medicamentos disminuyen la cantidad de oxígeno disociado en el agua, además de que diversas enfermedades afectan las branquias del pez, causándole problemas respiratorios.

- Se debe ajustar la temperatura del agua en nuestro acuario hospital si las indicaciones del medicamento así lo siguieren, o bien si un aumento en la temperatura ayuda a controlar la enfermedad que afecta a nuestro pez, por ejemplo Ich. Aunque conviene recordar que los peces con animales ectotermos, y su metabolismo está en función de la temperatura del acuario, de tal forma que en un estado de enfermedad siempre será recomendable elevar la temperatura del agua sobre la del acuario principal para estimular el sistema inmune de los peces, algo similar a cuando nosotros tenemos fiebre, que es una de las primeras líneas de defensa de nuestro organismo hacia un agente agresor.

- Alimentación: los peces enfermos usualmente consumen poca comida y los muy enfermos presentan anorexia. El primer día que introduzcamos el pez en el tanque hospital, no lo alimentemos; los siguientes días debemos proporcionarle la mitad de la ración que normalmente le damos, debemos tener cuidado en este aspecto ya que un tanque pequeño, como el que se sugiere para la hospitalización de peces enfermos y además que carece de medios filtrantes, puede ser contaminado rápidamente con alimento no consumido, desperdicios y residuos del metabolismo de los peces.

Si el pez está comiendo se puede complementar su tratamiento con alimentos medicados, esto constituye una excelente forma de tratar a los peces, ya que introduce directamente el medicamento a su sistema digestivo.

otro aspecto importante es monitorear los niveles de amoniaco en el tanque hospital, ya que como se menciono anteriormente, debido a su tamaño y ausencia de filtración, la calidad del agua puede alterarse rápidamente, especialmente la concentración de amoniaco, sobre todo si tenemos un pez grande.

Si los niveles de amoniaco son muy elevados, se deben realizar cambios del 100% de agua cada tercer día, no olvidándonos de desconectar el termostato antes de efectuar el cambio total de agua, para evitar que este se dañe al quedar fuera del agua. Sí los niveles de amoniaco no están muy elevados, se pueden realizar solo cambios parciales de agua de un 35% a un 50% dependiendo de cómo reaccionan los peces al Tratamiento, poniendo especial atención a re medicar el agua proporcionalmente al volumen removido con objeto de mantener constante la concentración del medicamento que estemos utilizando.

-Es adecuado desinfectar la red que utilizamos, ya que en está pueden quedar parásitos en estado de latencia y ser diseminados al acuario principal, esto se logra al mantener sumergida la red en una solución que contenga agua con bastante sal ó desinfectantes como cloruro de benzalconio ó permanganato de potasio.

-debemos observar diariamente la evolución de nuestro pez enfermo (color, comportamiento, respiración, apetito, aspecto de las aletas, ojos y piel) a fin de observar síntomas de mejoría o deterioro hacia el tratamiento que estamos aplicando.

-Al finalizar el periodo de tratamiento debemos desinfectar todo el equipo y la pecera utilizada como hospital incluyendo la decoración y mangueras, el vaciar y secar el tanque y los accesorios que utilizamos, no es suficiente, ya que algunas esporas y quistes son resistentes a la desecación, para desinfectar el acuario hospital y sus accesorios es conveniente sumergir y frotar los objetos en soluciones con una concentración superior a 10:1 de cloro (diez partes de agua por una de cloro), posteriormente se deben enjuagar y secar.
Dado que en el proceso de desinfección se utilizan compuestos químicos, es recomendable utilizar guantes de hule y que sea una persona adulta quien realice el proceso de lavado y desinfección del acuario hospital, evitando en todo momento el uso de jabón y detergentes.

Literatura consultada:
Nahmad V. y Pineda V C. 1995. La salud de los peces, el primer paso hacia la salud de nuestro acuario: El tanque hospital. Publicado en: Revista aqua guía no. 7, México DF.

Las imagenes y fotos presentadas son tomadas de internet.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.