No estás conectado. Conéctate o registrate

 » AREA DE CICLIDOS » Africanos » La desgracia del lago Victoria. Introducción de una especíe exótica.

La desgracia del lago Victoria. Introducción de una especíe exótica.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Fer

avatar
Alevin
Alevin
La fascinación de los lagos africanos, sobre todo en lo que respecta a los cíclidos , ha sufrido en los últimas décadas un golpe del que no es posible recuperarse. Cuesta imaginar que el Lago Victoria, al este del continente sea la principal víctima, sobre todo cuando en sus orillas se ven reflejadas maravillas de la naturaleza: grullas, cocodrilos, hipopótamos, cormoranes, etc.

El Victoria es el lago tropical más grande del mundo (68,000 Km2 y sus aguas son compartidas por tres países (Tanzania, 51%; Uganda, 43%; Kenia, 6%). Desde el punto de vista de riqueza piscícola, los científicos han clasificado más de 300 especies endémicas de pescados de la familia de los cíclidos, entre otras, una situación que representa –o representaba- una diversidad excepcional a escala planetaria. A lo largo de miles de años, los diferentes géneros de cíclidos se especializaron en diferentes nichos ecológicos del lago, incluyendo numerosas especies detritívoras (que se alimentan de restos orgánicos), de forma que esta diversidad resulta vital para mantener el equilibrio natural y la salud de las aguas de lago (Okeyo-Owuor, IUCN).

Esta era la situación durante la primera mitad del siglo XX, cuando la escasa pesca con métodos tradicionales no suponía una agresión sobre el medio natural, se encontraba integrada y regulada por el sistema social tradicional de clanes, y se comercializaba a nivel local como pescado fresco, ahumado o secado al sol. Este pescado representaba la base proteica en la alimentación de las poblaciones locales y regionales.

En los años 50, se producen unos acontecimientos clave en el proceso de transformación de los ecosistemas del lago.

Primero y después de un largo periodo de debate y oposición, se introdujo en el Lago una especie no nativa la perca del Nilo (Lates niloticus), se dice que por un funcionario colonial en temas de pesca, con el fin de comercializar su carne, muy apreciada en Europa sin medir las consecuencias de lo que representaría a mediano-largo plazo.

Segundo: los tres gobiernos de la región promovieron y promueven, en un programa conjunto con la East-African Freshwater Fisheries Research Organisation (EAFFRO) y la FAO, el uso de pesca de arrastre en el lago, es aquí cuando grandes empresas pesqueras empezaron a ver el valor económico del lago, y crearon grandes instalaciones en sus orillas para comercializar la carne de la perca. Grandes embarcaciones con sus modernos equipos para pesca convirtieron la tradicional de los habitantes del lago, utilizada desde miles de años, en un verdadero saqueo.

Tercero: además de esta situación, una combinación con la eutrofización del lago, con la consecuente disminución en la concentración de oxígeno, aumento de la turbidez y la pérdida de hábitat natural, contribuyeron con la desaparición de la biodiversidad del lago.

El efecto de estas decisiones se empezaría a notar unos 20 años después, cuando se produce la gran explosión en la población de la perca el Nilo. Así, mientras que antes de 1970 se estima que la extracción anual era de unas 100.000 toneladas métricas (Tm) de pescado (de las cuales unas 1.000 eran de perca), en 1990 el volumen total de pesca era de 500.000 Tm anuales, de las cuales 325.000 eran de perca (Jansen, IUCN), cifras que se han mantenido a lo largo de los 90, pero que han empezado a disminuir posteriormente.

La introducción de la perca del Nilo en el Lago Victoria es uno de los ejemplos más citados para explicar los efectos nocivos que las especies invasoras pueden tener en los ecosistemas. De como un pez altamente invasivo y las malas desiciones de personas que tienen conocimientos nulos sobre las riquezas naturales y la importancia del mantenimiento de un ecosistema acabaron con más de doscientas especies endémicas de Haplochromis, un hermoso y complejo grupo de cíclidos, además de otras especies, han desaparecido y otras están en grave peligro. Pues, la perca del Nilo, pez de gran tamaño y de enorme voracidad, originario de Etiopía, acabó devorando gran parte de estas especies endémicas del Victoria. Los acuariofilos amantes de los cíclidos seguro pueden sentirse que han sido arrebatados de la maravilla de 200 especies endémicas del Lago Victoria que no volverán, mientras que algunas pocas sobrevivientes solo se encuentran en acuarios particulares, en cautiverio ya que han desaparecido del lago.

Para calcular el daño citemos que en 1977 las especies autóctonas suponían un 83% de la masa y la perca, un 0,5%. Quince años más tarde, la perca representaba más del 80% de la pesca (Balirwa). La perca se adaptó perfectamente a este nuevo entorno, en detrimento de las especies locales, por lo que no es nada fácil encontrar cíclidos del lago Victoria para ornato, datos recogidos a finales de los años 1990 indican que dos tercios de las más de 300 especies de cíclidos del lago podrían haberse extinguido o estar a punto de hacerlo. Este casó puede ayudarnos a hacer conciencia de lo nefasto que puede resultar la introducción de especies en un ecosistema es lo ocurrido en el lago Victoria. Dichosamente para muchos, en detrimento del Lago Victoria, la lección fue aprendida. Se realizó un estudio relativo a la introducción de la perca del Nilo en Australia, pero "vistos los desastres causados por este pez en varios lagos africanos", el gobierno local decidió finalmente desechar el proyecto.

Desgraciadamente el riesgo ambiental también está en nuestro hobby el acuarismo, este riesgo consiste en que las especies de peces que se utilizan, debido a su mal manejo, y el desconocimiento de los problemas que causan, algunas personas llevan a hábitats cercanos a su casa especies diferentes a las que ahí se encontraban de forma natural, estas especíes acaban introduciéndose en ecosistemas acuáticos naturales que no les pertenecen, lo cual las convierte en especies invasoras, más agresivas que las originales, a las que terminan desplazando. Asimismo, las nuevas especies introducidas pueden transmitir parásitos y enfermedades en su nuevo ecosistema. Se estima que la extinción de especies en ecosistemas acuáticos es cinco veces mayor que en los terrestres y, después de la destrucción de los hábitats naturales, la introducción de especies exóticas es la segunda causa de extinción de peces.

En México se han registrado especies de peces exóticas utilizadas en el acuarismo en nueve de las 10 provincias acuáticas en las que se divide el país. Un ejemplo dramático es el ocurrido en el Valle de Cuatrociénegas, considerado un acuario único en el mundo. De las 19 especies que contienen sus lagunas, ocho son endémicas, es decir, sólo existen en esta pequeña área del mundo y se encuentran amenazadas o en peligro de extinción por la rápida proliferación del cíclido Joya africano (Hemicromis bimaculatus) y la Carpa ornamental (Cyprinus carpio) que compiten con los cíclidos nativos y que se presume fueron liberados por un acuarista.

En resumen: son numerosos los factores que han contribuido a en el proceso de transformación de los ecosistemas del lago y como consecuencia la desaparición de almenos 200 especíes de cíclidos.

- La perca del Nilo es una especie piscívora y que no tiene enemigos o competidores naturales en el lago, lo que propició su espectacular crecimiento por depredación sobre los cíclidos.
- Destrucción de los fondos lacustres: básicamente causada por la pesca por arrastre, introducida con ayudas públicas y todavía en práctica pese a su prohibición.
- Multiplicación de algas, consecuencia de la desaparición de gran parte de las especies de cíclidos que las consumían. Este situación -eutrofización – lleva a una anoxia de las partes más profundas del lago (más de 40 m. de profundidad), incompatible con la vida, y a una grave hipoxia a las aguas más superficiales. Debido a esto, desaparecen las especies de pescados más sensibles a estos cambios, se generan más detritos y proliferan plantas introducidas, como el jacinto de agua, con efectos nefastos en diferentes ámbitos (pesca, transporte, disminución de entradas de agua, de la calidad del agua de consumo, etc.).

Bibliografía

Julia Carabias, 2009. Acuarismo y riesgos. Artículo publicado en periódico Reforma el sábado 11 de julio del 2009.

Mauricio Chinchilla, 2010. Tragedia en el Ecosistema del Lago Victoria. En acuariofilia total: Revista Costarricense de acuarismo No. 13.

El lago seco. Cuando nos comemos el Lago Victória. La deuda asociada a la perca del Nilo. Campaña no te comas al mundo Coordinador Ferran Garcia, documento 2, en: www.notecomaselmundo.org

http://www.wwf.org.mx/wwfmex/esp_peces4c2.php

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.